Manuscritos hallados en una tumba en el centro sur de China revelan un mapa de la estructura del cuerpo humano bajo el concepto filosófico de los opuestos complementarios del yin y el yang.