Turquía: Dos niños rescatados de los escombros tres días después del terremoto

Los socorristas extrajeron con vida este lunes a dos niños, uno de tres años, de entre los escombros de edificios derrumbados en la provincia turca de Esmirna, casi tres días después de un fuerte sismo que causó 83 muertos en Turquía y otros dos en un isla griega.

Una niña de tres años, Elif Perincek, sepultada bajo los escombros de un inmueble, fue rescatada 65 horas después de producirse el terremoto, y conducida a un hospital, según la agencia de Gestión de Emergencias y Desastres (AFAD)

Los medios turcos divulgaron imágenes de la pequeña, envuelta en una manta, mientras era evacuada entre los aplausos de un grupo de socorristas

«Estoy tan feliz. Que Dios los bendiga, mis oraciones han sido escuchadas y me vuelvo a reunir con Elif», declaró la abuela de la niña, a la televisión de Estado TRT.

Elif Perincek es la 106ª persona en ser rescatada con vida de los escombros de edificios destruidos o dañados por el sismo, que golpeó el viernes la provincia de Esmirna, en el oeste de Turquía, y la isla griega de Samos.

Entre las personas rescatadas figuran la madre, las dos hermanas y el hermano de Elif Perincek, extraídos de los escombros el sábado por la noche. El hermano, no obstante, falleció poco después, según TRT.

Horas antes, los equipos de emergencia extrajeron de los escombros de otro edificio a otra niña con vida, Idil Sirin, de 14 años, según la AFAD. Su hermana fue luego hallada muerta, bajo los cascotes.

Según el último balance divulgado el lunes por la mañana, el terremoto causó 83 muertos en Turquía y dos más en la isla griega de Samos.

El sismo también provocó un millar de heridos, según los responsables de los servicios de emergencias turcos.

(Con información de AFP)

NUESTROS PODCASTS

‘Espacio vital’: En este programa, El Dr. Elmer Huerta nos da recomendaciones para evitar afectarnos por la fatiga pandémica, que es una sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona. Este tipo de fatiga afecta la salud emocional de millones de personas en el mundo, no solamente a quienes se contagiaron de coronavirus.