“Rocky” llega a Netflix: ¿Por qué continúa vigente la saga protagonizada por Sylvester Stallone?

El sombrero ladeado y una casaca de cuero hacían de Rocky, el aspirante a campeón de peso pesado, un vecino más de Filadelfia. De las calles grises al salón de la fama del pugilato, el boxeador más querido de la pantalla grande tuvo su primera aparición en 1976 y desde entonces no paró de darle satisfacciones a Sylvester Stallone, su creador.

Su debut fue un éxito comercial y hasta ganó tres premios Oscar ante la mirada asombrada de un Stallone que escribió el guion, protagonizó la cinta y la concibió con un bajo presupuesto. La victoria en taquilla preparó el terreno para cuatro películas más en las que Rocky Balboa enfrentó a su amigo Apollo Creed (Carl Weathers), un rabioso Mr. T (Mario Baracus), un ruso de mirada fría llamado Iván Drago (Dolph Lundgren) y un insolente discípulo Tommy Gunn (Tommy Morrison).

En el 2016, como si todavía faltara tela por cortar, Stallone volvió a colocarse el sombrero de lado en la cinta “Creed: corazón de campeón”, que tuvo una secuela en el 2018 titulada “Creed: defendiendo el legado”. Esta vez, Balboa fungía de entrenador de Adonis Johnson, el hijo de su difunto amigo y antiguo rival Apollo Creed. Y aunque la historia del legendario boxeador de Filadelfia parece haber llegado a un fin, su reciente aterrizaje en Netflix es una oportunidad para repasar su vigencia.

EL ATRACTIVO DE BALBOA

¿Por qué la figura de Rocky Balboa continúa cautivando a los espectadores? Al respecto, el crítico de cine Jaime Akamine comentó a RPP Noticias que la belleza de la cinta reside en “ese retrato veraz y muy sentido del boxeador de medio pelo que las dos primeras películas supieron trazar sin caer en el corsé del manual de autosuperación”. Julio Escalante, nuestro crítico en RPP, alegó que en esa historia todos nos podemos identificar.

Rocky es un tipo de barrio, como un vecino, y es un icono del deportista que sube hacia la cima y luego vuelve a descender, pero siempre sigue siendo un buen hombre”, agregó. En esa línea, la crítica Alejandra Bernedo explicó que el personaje resulta atractivo por tener la oportunidad de demostrar “lo que la mala suerte y la pobreza del barrio le dificultaron”.

Las historias del underdog, del secundario que dé la vuelta al cuento, siempre son bienvenidas. Surgir de la nada y ser campeón es una ilusión que Rocky ofrece”, explicó la cinéfila. Después de todo, ¿quién no ha fantaseado con campeonar en la vida al ritmo de “Eye Of The Tiger”? Son esos espejismos los que construyen relaciones duraderas en los espectadores. De allí que Akamine sostenga que “Rocky es la saga de superhéroes de los espectadores de base tres y cuatro”, aunque Bernedo asegure que las cintas “les habla a varias generaciones”.

EL LEGADO DE “ROCKY”

En 1975, Chuck Wepner, un boxeador en caída que había tenido una carrera con algunos relumbrones, retó al entonces campeón Muhammad Ali a una pelea. Su gesta, aunque acabó en derrota, tuvo su momento de brillo: Wepner logró tumbar a Ali en el ring. Un combate que sirvió como el chispazo de inspiración que Stallone necesitaba para escribir el guion de su cinta.

Stallone cuenta que escribió el guion en tres días con el apoyo de su esposa, usando la historia como una metáfora de sentimientos que trascienden una pelea de box”, recordó Bernedo. Para ella, el debut del actor se dio en medio de un contexto en el que los filmes vinculados al deporte eran una tendencia. “En particular las artes marciales, como las de Bruce Lee, o las del llamado «cool loner», el solitario, con Clint Eastwood”, añadió.

De acuerdo con Akamine, el tono de la saga de Rocky terminó por desmadrarse después. “Pero aún en esas entregas hay pasajes maravillosos, en que el pastiche, lo kitsch y el melodrama se entremezclan y dan pase a un espectáculo de violencia en el ring absolutamente inverosímil. ¡Qué importa!”, opinó. Licencias de este tipo son posibles en el séptimo arte y hasta dejan un legado que, para Escalante, en el caso de «Rocky» consiguió herederos a su altura.

Por algo se han hecho tantas películas de boxeo, más que de cualquier otro deporte, y son películas que suelen estar amarradas al drama, incluso más que solo a la acción. En el desarrollo de todos los años de la saga hay películas mejores que Rocky como ‘Toro Salvaje’ o ‘Million Dollar Baby’, pero Rocky es un relato más sencillo, popular, que puede comprender un niño y crecer con él, como quien crece viendo a un superhéroe”, explicó.

FAVORITAS ENTRE LA CRÍTICA

Para Julio Escalante, su cinta favorita de la saga de Rocky es la primera entrega. “Es la más fiel a la esencia del personaje, algo que también vuelve en Rocky Balboa, pero ya desde la vejez del personaje, en una edad de asumir lo vivido que hace más interesante al personaje”, señaló.

Por su lado, Bernedo coincidió con su colega. “Plantea todo lo que quería y muestra mucho sobre cómo se entendía la masculinidad, su relación con la fuerza física, su adaptación a la violencia callejera o conservadora, pero también los resquicios de emotividad que encontraban con el deporte”, indicó.

Con «40 Years of Rocky: The Birth of a Classic«, documental estrenado el pasado 9 de junio en las plataformas de Apple y Amazon, los seguidores de la saga pueden conocer más detalles sobre el rodaje del clásico de Stallone.