Perú- Estados Unidos, una relación con futuro incierto

Alonso Cárdenas

El próximo martes 3 de noviembre, los estadounidenses elegirán al presidente número 46 de su larga historia democrática. Ese día además se votará la totalidad de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y  33 asientos en el Senado. El mandato de un congresista es de dos años, mientras que el de un senador es de seis. Por ende el Senado se renueva por tercios cada dos años. La reelección es permitida en ambas cámaras. Para la Cámara Baja, el número de representantes se basa en la población de cada circunscripción, en el caso de la Cámara Alta le corresponden dos senadores independientemente del número de electores.

La carrera por la Casa Blanca entre el demócrata Joe Biden y el republicano Donald J. Trump ha polarizado in extremis a la sociedad estadounidense, y sin bien es cierto que las encuestas dan un cómodo margen a favor de Biden, la falibilidad de estas en la última elección presidencial del 2016 incorpora un elemento de incertidumbre a esta votación.

Para nuestro país la relación con Estados Unidos resulta clave, no solamente porque se trata de una superpotencia de alcance global, sino debido a que existen varios hitos que son fundamentales para el Perú. Señalemos algunos de ellos.

A nivel social, probablemente el hito más relevante sea el de los migrantes. De acuerdo con data del INEI (2018), Estados Unidos es el principal destino de la migración peruana.  Aproximadamente el 30,9 % de los  residentes en el extranjero vive en EEUU, es decir más de un millón de connacionales. Es importante destacar que las ciudades con mayor presencia peruana son New Jersey (4,6%), Nueva York y Miami (4,3%), Los Ángeles y Virginia (1,9%) y en San Francisco (1,8%). Por otra parte, debido a su gran número, los peruanos que viven en Estados Unidos son los que más remesas envían al país. Estas pasaron de 644 millones de dólares en el 2005 a 916 en el 2015 (OIM, 2015). A la fecha, la cantidad de dinero enviada desde Estados Unidos supera los mil millones de dólares por año (BCR, 2018).

En este sentido, la elección presidencial de los Estados Unidos tiene gran importancia para el Perú por dos aspectos fundamentales, el primero tiene que ver con el dinamismo del mercado laboral, una profunda recesión en el país norteamericano afectará definitivamente el empleo de miles de compatriotas y por ende la cantidad de remesas que envían al país, hoy más necesarias que nunca. Por otra parte, las políticas vinculadas contra la migración extranjera, especialmente latinoamericana, se han mostrado draconianas durante la actual administración. La reelección del presidente Trump profundizaría este tipo de políticas, poniendo en riesgo la residencia de un importante porcentaje de connacionales, muchos de ellos en situación irregular.

A nivel económico, Estados Unidos es a su vez un importante actor en la economía peruana. Según data de Proinversión a junio del 2020, el país norteamericano se ubica en la cuarta posición en cuanto a inversión extranjera directa con 3 mil 212 millones de dólares, destacándose en los rubros de minería, finanzas, energía e industria.  Por otra parte, la llegada de turistas estadounidenses mostraba un incremento digno de destacar, ubicándose como el segundo país emisor después de Chile. Estos pasaron de 190 mil 790 en el año 2004 a 458 mil 012 en el año 2019 (Mincetur, 2019).  De igual forma, el turista del país norteamericano era el que más millones de dólares generaba, con US$ 781 millones (Promperú, 2016). Ambas dinámicas económicas muestran un panorama sumamente incierto. El presidente Trump ha mostrado hostilidad hacia las inversiones que se hacen en el extranjero, señalando que “los empleos deben quedarse en América”. Por otra parte, el sector turismo está en cuidados intensivos y es necesario repensar cómo atraer turistas de alto poder adquisitivo como el estadounidense.

A manera de conclusión, la elección del presidente de Estados Unidos tendrá impacto en el Perú en varias dimensiones, como la social o la económica. Resulta clave para los hacedores de políticas públicas seguir con atención este proceso.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.