Juez de EE.UU. reprende a Toledo por incumplir arresto domiciliario y mentir a las autoridades

El magistrado Thomas Hixson de la Corte del Distrito Norte de California (EE.UU.) reprendió este jueves al expresidente Alejandro Toledo por saltarse las condiciones de su situación de arresto domiciliario y mentir a las autoridades.

En una vista celebrada a través de Zoom, Hixson dijo estar «muy preocupado por la falta de honestidad» de Toledo, después de que este abandonase su hogar en un horario para el que no había recibido previamente aprobación de las autoridades judiciales y haber mentido sobre dónde se encontraba.

Desde finales de agosto, Toledo, que se encuentra en arresto domiciliario en Estados Unidos mientras se decide su proceso de extradición a Perú, tiene permiso para salir de casa hasta cuatro horas diarias en el horario que apruebe la Oficina de Servicios Prejudiciales de la Corte.

Sin embargo, el pasado sábado 19 de septiembre, según la versión de los Servicios Prejudiciales, Toledo no regresó a su casa a la hora determinada (las 8 p.m. hora local) y cuando una agente le llamó por teléfono para preguntarle dónde estaba, dijo encontrarse en un parque, pese a que el dispositivo de GPS que le fue colocado por la Corte indicaba que estaba en una casa particular en Stanford (California).

Ese sábado, Toledo regresó a casa a las 9 p.m. (una hora después de que terminase el permiso) y al día siguiente, domingo, volvió a salir del hogar en horas para las que no tenía permiso, en este caso a las 3 p.m., media hora antes de que empezase la autorización.

«Es muy preocupante su falta de honestidad. No entiendo cuál es el objetivo», recriminó el juez al mandatario, y le recordó que lleva un dispositivo GPS y que, por tanto, si miente a las autoridades judiciales, estas lo sabrán.

En cualquier caso, Hixson dijo que no ve estas «pequeñas violaciones» como intentos de fuga, pero le alertó de que, o cambia su actitud -en abril ya tuvo que regañarle por abandonar su casa sin permiso en 4 ocasiones para ir a la playa y a casas de amigos- o modificará sus condiciones actuales de arresto domiciliario.

El propio Toledo tuvo ocasión de intervenir brevemente durante la vista y dijo considerar que lo que estaba ocurriendo era «injusto», puesto que él lo está haciendo «lo mejor» que puede «dadas las circunstancias».

El abogado del expresidente, Graham Archer, achacó lo ocurrido a un «problema de comunicación», puesto que Toledo había pedido permiso para modificar las horas de su salida el sábado y, al no recibir respuesta, asumió que le había sido concedido.

Toledo está acusado de haber recibido hasta 35 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de favorecer a la empresa brasileña en sus negocios en Perú, cuando él aún era presidente y ha pasado los últimos años prófugo de la Justicia peruana en el área de la bahía de San Francisco, California.

(Con información de EFE)