En medio año, el coronavirus ha causado más de 906 mil muertes, según cifras oficiales. Latinoamérica, con más de ocho millones de contagios, es la región más golpeada por la enfermedad.

Seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia, el 11 de marzo, la COVID-19 ya forma parte de la vida diaria. Pero, aunque cada vez se sabe más sobre este enemigo microscópico, nadie puede responder a la siguiente pregunta: ¿qué nos depararán los próximos meses?

Seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia, el 11 de marzo, la COVID-19 ya forma parte de la vida diaria. Pero, aunque cada vez se sabe más sobre este enemigo microscópico, nadie puede responder a la siguiente pregunta: ¿qué nos depararán los próximos meses?

| Fuente: EFE

En medio año, el coronavirus ha causado más de 906 mil muertes en el mundo, aunque las cifras oficiales pueden quedar cortar debido a una deficiente capacidad de diagnóstico en muchos países.

En medio año, el coronavirus ha causado más de 906 mil muertes en el mundo, aunque las cifras oficiales pueden quedar cortar debido a una deficiente capacidad de diagnóstico en muchos países.

| Fuente: EFE

Los contagios registran un alza contundente en Europa, especialmente en España, Francia y Gran Bretaña, si bien las cifras están muy por debajo de los máximos registrados en marzo y abril.

Los contagios registran un alza contundente en Europa, especialmente en España, Francia y Gran Bretaña, si bien las cifras están muy por debajo de los máximos registrados en marzo y abril. «Miles de casos diarios es mucho. Es forzosamente preocupante», indicó el martes el ministro francés de Sanidad, Olivier Veran.

| Fuente: AFP

Si persiste esta tendencia, el Reino Unido vivirá un

Si persiste esta tendencia, el Reino Unido vivirá un «periodo agitado en los próximos meses», admitió a la BBC Jonathan Van-Tam, uno de los responsables de los servicios sanitarios británicos.

| Fuente: AFP

Muchos médicos en Europa temen una saturación de hospitales y servicios de reanimación, como sucedió con la primera ola. Actualmente, el virus circula sobre todo entre los jóvenes, menos vulnerables, pero el virus acabará alcanzando ancianos y personas frágiles.

Muchos médicos en Europa temen una saturación de hospitales y servicios de reanimación, como sucedió con la primera ola. Actualmente, el virus circula sobre todo entre los jóvenes, menos vulnerables, pero el virus acabará alcanzando ancianos y personas frágiles.

| Fuente: AFP

Otros, menos pesimistas, destacan que la población más vulnerable ahora respeta más los gestos de prevención. E, incluso, hay expertos que creen en la hipótesis de que la población ya adquirió una inmunidad susceptible de evitar una nueva catástrofe.

Otros, menos pesimistas, destacan que la población más vulnerable ahora respeta más los gestos de prevención. E, incluso, hay expertos que creen en la hipótesis de que la población ya adquirió una inmunidad susceptible de evitar una nueva catástrofe.

| Fuente: AFP

¿Es posible la reinfección? El primer caso confirmado en el mundo, un treintañero de Hong Kong, estuvo más enfermo la primera que la segunda vez, lo que hace pensar a los especialistas que el sistema inmunitario aprendió a defenderse contra el virus. Pero sobre todo subrayan que no se pueden sacar conclusiones basadas en este y otros casos puntuales.

¿Es posible la reinfección? El primer caso confirmado en el mundo, un treintañero de Hong Kong, estuvo más enfermo la primera que la segunda vez, lo que hace pensar a los especialistas que el sistema inmunitario aprendió a defenderse contra el virus. Pero sobre todo subrayan que no se pueden sacar conclusiones basadas en este y otros casos puntuales.

| Fuente: AFP

En general, la inmunidad contra la COVID-19 sigue siendo una incógnita. Los expertos investigan sobre todo la respuesta de los anticuerpos, pero también la de un tipo de células, los linfocitos T, potencialmente susceptibles de frenar la epidemia.

En general, la inmunidad contra la COVID-19 sigue siendo una incógnita. Los expertos investigan sobre todo la respuesta de los anticuerpos, pero también la de un tipo de células, los linfocitos T, potencialmente susceptibles de frenar la epidemia.

| Fuente: AFP