Hallan los fósiles de mono más antiguos fuera de África, de 6,4 millones de años

Tres fósiles de mono encontrados en una mina de lignito en el sureste de la provincia de Yunan, China, tienen aproximadamente 6,4 millones de años, los más antiguos fuera de África.

El hallazgo indica que los monos existían en Asia al mismo tiempo que los simios, y son probablemente los antepasados de algunos de los monos modernos de la zona, según un equipo internacional de investigadores.

«Esto es significativo porque son algunos de los fósiles de monos más antiguos fuera de África«, dijo Nina G. Jablonski, profesora de antropología de la Universidad Penn State. «Es cercano o en realidad el antepasado de muchos de los monos vivos del este de Asia. Una de las cosas interesantes desde la perspectiva de la paleontología es que este mono se encuentra en el mismo lugar y al mismo tiempo que los simios antiguos en Asia«.

Los investigadores estudiaron los fósiles desenterrados de la mina de lignito Shuitangba que ha producido muchos fósiles. Informan que «la mandíbula y el fémur proximal se encontraron muy cerca y probablemente pertenecen al mismo individuo», en un número reciente de la revista Journal of Human Evolution. También se descubrió un poco más abajo un calcáneo izquierdo (hueso del talón) que pertenece a la misma especie de mono, Mesopithecus pentelicus.

«El significado del calcáneo es que revela que el mono estaba bien adaptado para moverse ágil y poderosamente tanto en el suelo como en los árboles», dijo Jablonski. «Esta versatilidad locomotora sin duda contribuyó al éxito de la especie en la dispersión a través de los corredores boscosos de Europa a Asia».

La mandíbula inferior y la parte superior del hueso de la pierna indican que el individuo era mujer, según los investigadores. Sugieren que estos monos probablemente eran capaces de moverse en los árboles y en tierra. Los dientes indican que pueden comer una amplia variedad de plantas, frutas y flores, mientras que los simios comen principalmente frutas.

«Lo fascinante de este mono, que sabemos por la antropología molecular, es que, como otros colobinos (monos del Viejo Mundo), tenía la capacidad de fermentar celulosa», dijo Jablonski. «Tenía un intestino similar al de una vaca».

Estos monos tienen éxito porque pueden comer alimentos de baja calidad con alto contenido de celulosa y obtener suficiente energía fermentando los alimentos y utilizando los ácidos grasos posteriores disponibles de las bacterias. Los animales rumiantes como las vacas, los ciervos y las cabras utilizan una vía similar.

(Con información de Europa Press)

NUESTROS PODCASTS

‘Espacio vital’: En este programa, el Dr. Elmer Huerta explica que los virus en aerosol pueden permanecer suspendidos en el aire durante muchos segundos u horas, como el humo, y ser inhalados.