Fiesta prohibida terminó en tragedia: claves de lo ocurrido en intervención policial en discoteca de Los Olivos

Doce mujeres y un hombre murieron en una intervención policial a una discoteca que funcionaba de manera clandestina en Los Olivos. Pese a la prohibición de reuniones sociales y a la proximidad del toque de queda, en el local ‘Thomas Restobar‘ se desarrollaba desde la tarde del sábado una fiesta a la que según la policía reunió hasta 120 personas.

Para prevenir el contagio del nuevo coronavirus que asola al país con más de 27 mil muertos, el Gobierno ha impuesto un estado emergencia, toque de queda nocturno e inmovilización total los domingos. A las personas que incumplan con la prohibición de reuniones sociales, se les interviene y se les aplica multas que oscilan entre los 86 y los 430 soles.

1) Intervención se sale de control

Cuando la Policía fue alertada por los vecinos de la fiesta, organizó una intervención con 20 efectivos al mando del capitán José Amézquita. La discoteca funcionaba en el segundo piso de un inmueble, ubicado en la avenida El Zinc. La única vía de ingreso y salida al segundo piso es una estrecha escalera que se cerraba hacía dentro. En la fachada del local se puede ver un banner que anunciaba «shows todos los fines de semana».

Según la versión de las autoridades, el capitán Amézquita y dos policías subieron a la discoteca para proceder con la intervención: exigieron prender las luces y apagar la música. Es en este momento donde la intervención se salió de control. De acuerdo con las autoridades, las decenas de personas se pusieran nerviosas y comenzaron a atropellarse intentando huir por la única vía de salida.

“Muchos asistentes lograron salir del local. En ese tumulto, la puerta que lamentablemente se abría hacia dentro, se cierra, imposibilitando que las personas salgan y ahí empiezan a aglomerarse. Unas quedan debajo de otras”, detalló el comandante general de la Policía, Orlando Velasco.

De acuerdo con la Policía, mientras se auxiliaba a los heridos, otros asistentes lograron escapar de la intervención. De las 120 personas que las autoridades estiman estuvieron en la fiesta, se detuvo a 23.

Algunos participantes en el evento y vecinos indicaron que la policía usó gases lacrimógenos, lo que ha sido negado por la autoridad. Una fiscal de turno declaró la tarde del domingo que preliminarmente no se ha encontrado rastros del uso de gases lacrimógenos en la intervención. 

2) El virus entre los vivos y fallecidos

Los intervenidos y fallecidos fueron sometidos a pruebas serológicas para detectar el nuevo coronavirus. En un comunicado, la Fiscalía informó que 11 de los 13 cuerpos estaban infectados con el virus.

“Las necropsias se llevarán a cabo mañana, lunes 24 de agosto, en cumplimiento a los procedimientos de bioseguridad exigidos en estas circunstancias, sobre todo porque se han identificado 11 cadáveres infectados con el virus”, indicaron en el comunicado.

Mientras que, de los 23 detenidos, 15 dieron positivo. Claudio Ramírez, jefe de la Dirección de Redes Integradas de Salud de Lima Norte, precisó que de los 15 positivos, dos arrojaron anticuerpos IGG, es decir ya pasaron por la enfermedad, mientras que 13 todavía “están en fase contagiante”.

“Son 15 positivos. Aproximadamente trece están en fase contagiante, eso es lo más delicado. Hay un menor de 15 años que ha salido positivo. Tenemos el ofrecimiento de la doctora Pilar Mazetti de la Villa Panamericana para tener ahí a los positivos, pero estamos a la espera de la decisión del Ministerio Público”, dijo Ramírez a RPP.

3) En busca de los responsables

Javier Sulca, regidor de la municipalidad de Los Olivos, indicó que el establecimiento obtuvo el permiso de funcionamiento en el 2016 como restaurante. Posteriormente, en el 2018, se le otorgó el permiso para funcionar como bar. 

Leandro Montoya y Nélida Díaz, pareja que figura como dueña de la empresa Monditex SRLTDA, que sacó permiso para funcionar en dicho inmueble, fue detenida para esclarecer lo ocurrido.

El presidente Martín Vizcarra pidió una dura sanción contra los empresarios y organizadores de este tipo de eventos que están prohibidos por el estado de emergencia.

“Pedimos una rigurosa investigación al Ministerio Público, una sanción ejemplar para los propietarios y organizadores de este tipo de eventos. Esas trece vidas se han podido salvar si no tuviéramos este tipo de comportamientos negligentes”, dijo el mandatario.