Eslovaquia hace test de la COVID-19 a 3,6 millones de ciudadanos en sólo dos días

El 75 % o 3,6 millones de eslovacos han participado este fin de semana de forma voluntaria en la prueba de la COVID-19 organizada por el Gobierno y cuyo resultado ha sido que el 1,06 de la población es positivo y tendrá que guardar cuarentena, junto a quienes decidieron no hacerse el test, informó este lunes el Gobierno.

De los 5,45 millones de habitantes de este miembro de la Unión Europea, estaban llamados a someterse al test los mayores de 10 años, es decir, 4,81 millones.

Quienes no acudieron a hacerse la prueba, aproximadamente un 20% de la población total, han quedado confinados en su domicilio durante diez días, algo que ha sido criticado por la presidenta del país, Zuzana Caputova, pero en lo que el Ejecutivo se mostró inflexible.

«Ha sido la operación más difícil y numerosa organizada hasta la fecha en Eslovaquia«, señaló hoy el primer ministro, Igor Matovic.

Matovic recordó que la tasa de reproducción (número de personas que infecta cada contagiado) se encuentra actualmente en Eslovaquia en 1,3, por lo que era urgente detectar con celeridad la presencia del SARS-CoV-2.

Solvencia hospitalaria

El jefe del Gobierno se felicitó de haber aislado a los contagios activos para no comprometer la capacidad hospitalaria del país, que actualmente tiene 1 282 personas ingresadas por la COVID-19.

«De no aislar a esas personas positivas, habríamos comprometido la solvencia de nuestros entes de salud», señaló el líder de la formación populista conservadora Gente Corriente (OLaNO), tras recordar que el 5% de los contagios acaban en el hospital.

El político aseguró que con este test masivo, del que se realizará una segunda fase el próximo fin de semana, se han salvado muchas vidas.

Alternativa al confinamiento

«Sí, en Europa indican que la única vía de salida de la pandemia es el confinamiento. Pero hemos demostrado que esto no es así», apostillo el primer ministro eslovaco.

La estrategia del Gobierno es aislar en cuestión de horas a los infectados, en vez de hacerlo paulatinamente durante días a medida que los ciudadanos se hacen los test PCR, más precisos pero también más lentos.

En el dispositivo han trabajado 46 000 personas -entre ellas 6 000 militares- en los casi 5 000 centros de recogida de pruebas diseminados por el país para hacer el test de antígenos, más barato y rápido que el PCR, aunque no tan preciso.

El líder del Ejecutivo justificó el uso del test de antígenos precisamente por su rapidez, ya que permitió analizar las pruebas de 2,6 millones de personas el sábado y casi un millón el domingo.

(Con información de EFE)

NUESTROS PODCASTS

‘Espacio vital’: En este programa, El Dr. Elmer Huerta nos da recomendaciones para evitar afectarnos por la fatiga pandémica, que es una sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona. Este tipo de fatiga afecta la salud emocional de millones de personas en el mundo, no solamente a quienes se contagiaron de coronavirus.