EE.UU. supera los 215 800 muertos y 7,85 millones de casos de la COVID-19

Estados Unidos alcanzó el martes la cifra de 7 852 008 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 215 803 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del miércoles) es de 49 727 contagios más que el lunes y de 758 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33 306, más que España o Francia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.895 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (17 060), California (16 612), Nueva Jersey (16 182) y Florida (15 531).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9 630), Illinois (9 273), Pensilvania (8 361), Georgia (7 452) o Michigan (7 255).

En cuanto a contagios, California suma 860 237, le sigue Texas con 826 381, tercero es Florida con 738 749 y Nueva York es cuarto con 476 708.

El balance provisional de fallecidos -215 803- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100 000 y 240 000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50 000 y 60 000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110 000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a los 230.000 fallecidos y para el 31 de diciembre a los 320.000.

(Con información de EFE)

NUESTROS PODCASTS

‘Espacio vital’: En este programa, el Dr. Elmer Huerta en qué consiste el periodo de incubación y el de síntomas, fases en las cuales el contagio es mayor con el nuevo coronavirus.