Brasil: El segundo país más afectado por la COVID-19 cumple 100 días sin ministro de Salud

Cuando el general de tres estrellas del Ejército de Brasil Eduardo Pazuello asumió como ministro interino de Salud, el 16 de mayo, Brasil tan sólo era el sexto país con más casos de la COVID-19 en el mundo, con 218 223 contagios, y contabilizaba 14 817 muertos.

Tras 100 días de su gestión interina, Brasil se consolidó como uno de los epicentros globales de la pandemia y como el segundo país con más fallecidos (114.250) y más contagios (3,58 millones) en el mundo, tan sólo superado por Estados Unidos.

Su interinidad por un plazo aún indeterminado fue la solución encontrada por el presidente Jair Bolsonaro para contar con un auxiliar que no objetara sus iniciativas frente a la pandemia, que colocan la economía por delante de la salud.

El líder ultraderechista, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad de la enfermedad, a la que llegó de tildar de «gripecita» pese a que fue uno de los que la contrajo, tuvo dos ministros de Salud diferentes en menos de un mes antes de Pazuello.

TRES MINISTROS DE SALUD EN UN MES

El militar sustituyó al oncólogo Nelson Teich, que el 15 de mayo renunció al cargo que ocupó por apenas 28 días por negarse a firmar el decreto por el que Brasil recetó el uso generalizado de la cloroquina para tratar pacientes de la COVID-19 en todos los niveles.

Pese a que se trata de una medicina cuya eficacia no ha sido probada y con graves efectos secundarios, Bolsonaro defiende su uso y asegura que se curó del coronavirus gracias a la cloroquina.

Las divergencias también llevaron al jefe de Estado a destituir el 16 de abril al ortopedista y diputado Luiz Henrique Mandetta, el ministro de Salud que defendía las cuarentenas y el distanciamiento social para enfrentar la pandemia, a lo que se opone Bolsonaro.

Pazuello había sido nombrado en abril como viceministro de Salud debido a que su currículo, con una gran experiencia y formación en logística, lo acreditaba como el más indicado para encargarse de la distribución de equipos y medicinas por todo Brasil en momentos de paralización de los transportes.

Bolsonaro, además, reforzó con un general en el Ministerio de Salud su estrategia de darle cargos estratégicos a oficiales de las Fuerzas Armadas, 9 de los cuales son titulares entre los 22 ministerios en la administración del coronel de la reserva.

Tal situación llevó al magistrado Gilmer Mendes, uno de los once miembros de la Corte Suprema, a afirmar que el Ejército se estaba «asociando a un genocidio» al mantener como ministro de Salud a un general sin experiencia en medio de la crisis sanitaria más grave enfrentada por el país en su historia.

UN MINISTRO DE BAJO PERFIL 

Como ministro Pazuello se ha caracterizado por su bajo perfil y por rehuirle a las ruedas de prensa, que sus antecesores concedían diariamente para actualizar al país sobre la pandemia.

En 100 días en el cargo, el militar tan sólo ha tenido seis reuniones con el jefe de Estado, lo que lo convierte en uno de los cuatro ministros menos recibidos por Bolsonaro. En los 28 días en que ejerció como ministro, Teich tuvo 10 encuentros con su superior.

En los mismos 100 días el mandatario recibió 49 veces a su ministro de Economía, Paulo Guedes, con lo que confirmó que su mayor preocupación son los efectos económicos de la pandemia.

Pazuello protagonizó su mayor polémica pocos días después de asumir, cuando anunció que cambiaría los criterios para divulgar los casos de coronavirus, y fue obligado a volver atrás luego de que se multiplicaran las denuncias de que el Gobierno pretendía maquillar los datos sobre la pandemia.

APOYO A DISTANCIAMIENTO SOCIAL

En una de sus pocas y más recientes intervenciones públicas, poco después de que Brasil acumulara más de 100 000 muertos por la COVID-19, admitió que los protocolos adoptados al comienzo de la pandemia estaban equivocados y manifestó su apoyo a las medidas de distanciamiento social tan criticadas por Bolsonaro.

Pese a que el propio Pazuello ha dicho que está temporalmente en el cargo hasta que el presidente lo quiera, la posibilidad de su salida quedó en duda el pasado jueves cuando transfirió a su sucesor el cargo de comandante de la Duodécima Región Militar (Amazonía), que ejercía desde enero, antes de ser convocado al Ministerio.

El militar pretendía retomar su cargo como comandante militar una vez fuera sustituido en el Ministerio y ha dejado claro que no cederá a las presiones para que se sume a las reservas de las Fuerzas Armadas para no seguir como titular de la Salud en condición de general activo.

(Con información de EFE)